Tienda | Tower Garden | Contacto

Reproducir vídeo

Esta frase, «nuestros niños engordan cada vez más», la pronunció la directora general de Naciones Unidas (ONU) en 2014, Margaret Chan.

Y la situación no ha mejorado.

Según los cálculos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la obesidad crece sin parar y ya afecta a 340 millones de adolescentes y 39 millones de niños. Hablamos sólo de obesidad, no de sobrepeso, cuyos datos son aún más desoladores.

La obesidad en niños y niñas puede tener efectos negativos en su salud física y mental.

Puede aumentar el riesgo de enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2, enfermedades del corazón, presión arterial alta y ciertos tipos de cáncer.

También puede contribuir a problemas de salud mental, como la depresión y la baja autoestima.

Además, los niños y niñas obesos pueden ser víctimas de acoso y discriminación, lo cual puede tener un impacto negativo en su bienestar emocional y social.

La obesidad y el sobrepeso se pueden reducir mediante una combinación de dieta saludable, ejercicio regular y cambios en el estilo de vida:

✅ Seguir una dieta equilibrada que incluya una variedad de frutas, verduras, proteínas magras y granos completos.

✅ Limitar la ingesta de alimentos procesados y azúcares añadidos.

✅ Hacer ejercicio regularmente.

✅ Dormir lo suficiente: se recomienda un mínimo de 7 horas por noche.

✅ Evitar el sedentarismo y tratar de moverse y caminar más durante el día.

✅ Reducir el estrés y la ansiedad mediante técnicas como la meditación o el yoga.

Es importante recordar que la pérdida de peso saludable debe ser gradual. La OMS recomienda una media de 500-1.000 gramos a la semana.

Comparte esta publicación si crees que puede interesar a alguien de tu entorno.